10 % OFF en Merino Shine, Merino Praga y Merino Lisboa

$819

18 cuotas de $95,04 5% de descuento pagando con Transferencia o Depósito bancario Ver más detalles
Entregas para el CP: Cambiar CP

En Almacén Litoral ofrecemos hilados seleccionados cuidadosamente, por su calidad. El yute es una fibra muy utilizada para confeccionar accesorios y adornos para el hogar, ideal para resultados con resistencia pero livianos. Además viene en grosores diversos, es una fibra 100% natural y vegetal.

 

Elegir el material para tejer accesorios de decoración del hogar es una tarea en la que muchos no tienen tanta experiencia, como sí en elegir materiales para tejer ropa, por eso en Almacén Litoral te ayudamos, para que no te lleves sorpresas y logres tu objetivo con facilidad.

 

La multitud de hilados que encontramos en el mercado son de cualidades muy distintas, y hay que entrenar la vista y el tacto para elegir con precisión, sobre todo si lo vemos por pantalla. 

 

El yute es extraído de la corteza de la planta del yute blanco y del yute rojo, un cultivo anual que se desarrolla en climas tropicales como India y Bangladesh. Es una fibra natural con un brillo sedoso dorado, y su calidad se ve afectada por las prácticas de cultivo, la humedad, la naturaleza del suelo y del agua, las lluvias, los métodos usados para extraer la fibra, la topografía, el lavado, secado y almacenamiento.

 

Pero el éxito comercial definitivo del yute viene a mediados del siglo XIX, cuando, a causa de la guerra de Crimea (1853-1856), escaseó el cáñamo y se introdujo el yute, apareciendo en el mercado textil como sucedáneo de aquel. Hasta tal punto crece el mercado de esta fibra que, desde entonces, el yute está fuertemente ligado a la historia de la India y, sobre todo, a la historia de Bangladesh, donde es de máxima importancia económica para los 100 años de enorme producción, repartidos en los siglos XIX y XX.

 

La historia cuenta que este material se conoció en Europa a finales del siglo XVIII: William Roxburgh, de La Compañía de Las Indias Orientales, envió el primer cargamento de yute a Escocia para un experimento. A partir de entonces la industria del lino de este país se convirtió al yute, también llamado “fibra de oro de Bangladesh”. 

En la década de 1970 la llegada de las fibras sintéticas hace declinar la importancia económica de esta fibra vegetal, aunque sigue habiendo gran cantidad de importación desde India, Pakistán y Bangladesh hacia Europa. Los sacos de yute, ligeros, resistentes y durables, eran usados para trasladar la producción agrícola de toda Europa.

Posteriormente sucedió el gran descubrimiento de la industria automovilística, la papelera y la del mueble del yute: con este nuevo perfil de “fibra de madera” entró a sectores donde las fibras naturales están volviendo a sustituir a las artificiales y a otras materias primas de carencia más costosa. Entre estas industrias está el papel, productos del celuloide (películas), telas no tejidas (para los interiores de automóvil y otros usos), compuestos (el sucedáneo de madera) y geotextiles.

 

El yute viene en su color natural y en diferentes grosores, la elección del mismo va a depender de qué queramos confeccionar. Es ideal para tejer cestos y canastos  (para poner la ropa sucia, para guardar objetos) y accesorios de decoración como caminos de mesa, individuales, e inclusive esponjas de baño naturales. En cuanto a las técnicas, podemos tejerlo al crochet, con dos agujas o en telar. Es un material áspero y con cuerpo, por eso es ideal para accesorios rígidos. 

Dependiendo del grosor del yute que vayas a utilizar se pueden usar agujas n°5 a n°8 (acá te dejamos opciones hechas a mano!), tanto de crochet como de dos agujas.

 

 

Sobre este hilado:

Presentación: Madeja

Composición: Yute + Una hebra de polamida.

Peso: depende de la madeja

Grosor: Varios

Agujas recomendadas: agujas Crochet 8 a 10, según el proyecto, Tricot o Circular 8 a 10, según el proyecto.